El blanco y negro de Jot Down

JD Portada

Nació en 2011 y a día de hoy es una de las revistas culturales de cabecera de mucha gente. Jot Down, tomar nota en español, fue fundada por Ángel Fernández y Ricardo J. González para, según el propio Fernández, “divertirse”. En 2012 sacaron su primera edición impresa a la que siguió un número protagonizado por las series de televisión.

El blanco y negro domina tanto en la página web como en el papel, algo que rezuma elegancia y dejar ver la apuesta de sus fundadores por retomar ese periodismo de tabaco y máquina de papel de antaño. La edición en papel no contiene ni un solo módulo de publicidad, está compuesta por unas 300 páginas y sus artículos circulan alrededor de un tema en cuestión. En el primer número se le propuso a los colaboradores rescatar algo del pasado y el resultado fueron unas páginas repletas de buenas palabras.

Yo no tengo la culpa

Cecilia

El periódico mecánico

La mayoría de los cuerpos de texto de los artículos están escritos en columnas y en letra romana, de un artículo a otro puede variar el número de columnas y suelen tener una subtítulo en negrita. El titular de cada pieza es distinto al anterior y entra en juego el diseño periodístico moderno. Algunos artículos también incluyen una especie de dibujos o símbolos que tienen relación con el texto en cuestión y que tienen una leyenda que los explica.

Marilyn

Mens sana

La revista está bañada, además de con artículos de escritores archiconocidos, con fotografías de fotoperiodistas de prestigio como Gervasio Sánchez. Algo que hay que destacar son las dos entrevistas que están incluidas en la primera edición impresa, a Arturo Pérez Reverte y Xabi Alonso. Ambas están situadas en las páginas centrales, una seguida de la otra, e impresas en un papel con algo más de brillo que el resto de la revista.

Gervasio Sánchez

Reverte

Este es un breve repaso a uno de los pocos resquicios de buen periodismo que aún quedan en el país. “Quien lo probó, lo sabe”.

Quien lo probó, lo sabe

Material utilizado

  • Texto: propio.
  • Imágenes: propias.

Deja un comentario

Archivado bajo Diseño periodístico, Uncategorized

Las tipografías de Triana

Si paseas por sus calles nunca dejarás de saber donde estás. Bares, farmacias, tiendas de bicicletas y casi cualquier tipo de comercio lleva el nombre del barrio más famoso de Sevilla. Desde las romanas hasta las egipcias y pasando por las palo seco y las fantasía. En Triana, barrio y palabra, cabe cualquier tipo de letra. Así, por ejemplo, podemos encontrar numerosos letreros en los que las letras romanas son las protagonistas. Las astas de diferente grosor y con remates se encuentran en casi cualquier rincón del barrio.

T de Triana

  Mosaico Triana

También podemos encontrar algunas tipografías que siguen el patrón egipcio, aunque éstas son las que menos abundan. Este tipo de letra se parece a la romana pero con la diferencia de que sus astas son todas del mismo grosor. También tienen remates.

De Triana

Las palo seco abundan más que las egipcias pero menos que las romanas. Este tipo de letra se caracteriza por la ausencia de remates. Sus astas pueden tener el mismo grosor o no tenerlo.

Asociación cultural sevillista de Triana

Triana chino

Y por último están las tipografías de fantasía, las que más abundan. Este tipo de letra no sigue ningún patrón, por eso todo se deja a la imaginación, y de eso en Triana tienen mucho.

De Triana

Gente de Triana

Galería de fotos de tipografía de Triana

Material utilizado

  • Texto: elaboración propia.
  • Imágenes: propias.

Deja un comentario

Archivado bajo Tipografía, Uncategorized

Breve historia de la tipografía

“La tipografía es el arte o técnica de reproducir la comunicación mediante la palabra impresa”. De esta forma describe el británico Ruari McLean al asombroso mundo de la expresión de palabras mediante caracteres comunes a la mayoría de las personas.

Pero para entender la tipografía y su historia hay que acudir al desarrollo del alfabeto y la escritura, lo que supone que estas tres disciplinas sean inherentes las unas con las otras. El primer lenguaje escrito fonético, o del primero que se tiene constancia, apareció cerca del año 1.500 a. C., cuando los fenicios asignaron un signo para cada uno de los 22 sonidos consonantes. Este pueblo, situado en la costa mediterránea oriental, explotaba al máximo el transporte marítimo, lo que hizo que alrededor del año 800 a. C. su alfabeto se hubiese difundido hasta Grecia, donde comenzó a convivir con otros desarrollados en este país. Algunos años más tarde, allá por el 500 a. C., los romanos extendieron su imperio consiguiendo que el alfabeto romano se convirtiera en un conjunto establecido de signos en muchas partes de Europa y Asia Menor. En el alfabeto romano está el origen de la caja alta y la caja baja, o lo que es lo mismo, las mayúsculas y las minúsculas. En el Imperio Romano se usaban dos tipos de letras, las capitales o mayúsculas para los escritos oficiales y un estilo cursivo para cartas y demás documentos menos formales. Este estilo cursivo sería el origen de lo que actualmente se denomina letra minúscula.

Primer alfabeto de la historia

Letra A en pictograma, fenicia y griega.

El hijo predilecto de Maguncia

La historia de la tipografía no podría entenderse sin Johann Gutenberg (1397-1468), el inventor de los primeros tipos móviles. Gutenberg conocía la técnica de fundir monedas y medallas y para fundir caracteres empezó tallando en relieve cada uno de ellos en un bloque de acero, con lo que obtenía los punzones correspondientes a cada letra y signo. Más tarde, estampaba esos punzones sobre bloques de metal más blando convirtiéndolos en matrices que había que transformar a su vez en moldes. Con esta técnica el herrero alemán creó la Biblia de las 42 líneas, el primer libro impreso en el mundo occidental, y con el Gutenberg se arruinó debido al alto coste de su impresión. Los caracteres usados por Gutenberg para este libro pretendían imitar la caligrafía de los misales de la Iglesia de los Alpes, la letra gótica, que poco después se convertiría en la modalidad de letra más utilizada en Alemania. Pero a pesar de ello, cuando la imprenta empezó a extenderse rápidamente por toda Europa, la escritura redonda humanística fue la que se impuso.

Biblia de las 42 líneas de Gutenberg.

Página de la Biblia de .las 42 líneas de Gutenberg.

Revolución industrial

A finales del siglo XVIII la imprenta estaba totalmente instalada en toda Europa y ya podía hacerse la clasificación básica de los tipos de letras. Los cinco grandes tipos de familias tipográficas son las romanas, egipcias, palo seco, cursiva o caligráfica y los tipos de fantasía.

Romanas, egipcias, palo seco, caligráficas y de fantasía.

Material utilizado 

  • Texto: “Manual práctico para el diseño tipográfico” de Christopher Perfect, editado por Blume. “Manual de tipografía” de Ruari McLean, editado por Hermann Blume Ediciones. “Tipografía básica” de Philipp Luidl, editado por Campgràfic.
  • Foto: imágenes escaneadas del libro “Tipografía: función, forma y diseño” de Phil Baines y Andrew Haslam.
  • Vídeo: Canal de Darhh1

Deja un comentario

Archivado bajo Tipografía